Naucrates

Noticias y comentarios sobre Astronomía (y otras cosas remotamente relacionadas)

26 octubre 2003

Osa Mayor

Una de las pocas constelaciones que podemos ver durante todo el año por nuestras latitudes es Osa Mayor, formada por siete (de ahí viene la palabra “septentrional”) de las más brillantes estrellas de la región circumpolar. Todo el mundo, aficionado o no a la astronomía, reconoce de inmediato su forma de “cazo”, “carro” o “cucharón”, y con esos nombres (y muchos otros) ha pasado a la terminología popular. No es fácil, sin embargo, hallar alguna similitud con el plantígrado; y es que hay que recurrir a la mitología para comprender la razón de tan curioso nombre. En efecto, parece ser que Artemisa, celosa de que Zeus hubiera conquistado a Calixto, convirtió a ésta en osa para poder matarla. Zeus lo impidió enviándola al firmamento, donde permanece en forma de estrellas.
A simple vista, la Osa Mayor presenta algunas curiosidades destacables. Si nuestra vista es buena y la noche es oscura, veremos sobre la estrella central del “mango” del cazo (llamada “Mizar”) otra estrella muy débil, llamada “Alcor”. Es un ejemplo de estrella doble visible sin telescopio (con un pequeño catalejo veríamos que Mizar, por sí misma, también es doble). La Osa Mayor también nos puede ser útil para encontrar la Estrella Polar (y, por tanto, el norte geográfico), estrella que, a pesar de la creencia popular, no es muy brillante. Si seguimos hacia arriba la línea que describen las dos últimas estrellas que forman el “cuenco” del cazo (llamadas “Merak” y “Dubhe”), y prolongamos sobre esta línea unas cinco veces la distancia entre estas dos estrellas, daremos con ella fácilmente.

19 octubre 2003

Duque

Pedro Duque ha regresado a las estrellas. Todos contuvimos ayer la respiración durante el despegue de la Soyuz desde la base de Baikonur, en Kazajstán, encargada de transportar a Duque y sus dos compañeros, en uno de los primeros viajes tripulados al espacio desde el desastre del Columbia. El español, además de ser responsable de varios importantes experimentos científicos, deberá copilotar la nave hasta la Estación Espacial Internacional, para lo cual ha completado uno de los programas de entrenamiento físico y psicológico más duros a que puede someterse un humano. Pedro Duque guarda una especial relación con León, y no sólo por el famoso chorizo leonés que se llevó en su anterior misión. El que fuera premio Principe de Asturias, junto con el resto de integrantes de la tripulación de la Discovery, fue el invitado de honor de las XIV Jornadas Estatales de Astronomía celebradas en León hace tres años, y apadrinó la inauguración del Observatorio Astronómico Municipal, que lleva su nombre.

Como muchos saben, la Estación Espacial Internacional es perfectamente visible desde la Tierra, a simple vista, durante la noche. Al completar una órbita alrededor de la Tierra cada hora y media, en cada vuelta es visible durante unos minutos en forma de punto brillante y veloz, hasta que la sombra de la Tierra la oculta. Si prestamos atención cualquier noche, no pasa demasiado tiempo hasta que nos hace testigos de su majestuoso paseo sideral. A partir de ahora, con Pedro a bordo, brillará un poco más. Por lo menos para nosotros.