Naucrates

Noticias y comentarios sobre Astronomía (y otras cosas remotamente relacionadas)

20 marzo 2005

Distancias

Las magnitudes relacionadas con el espacio y el tiempo en Astronomía alcanzan unos valores tan elevados que son inabarcables por nuestra mente. Ni si quiera los grandes científicos han osado imaginar el verdadero significado de las cifras que manejan habitualmente al hablar del Cosmos. Para la mayoría no hay diferencia entre un millón y mil millones de años luz, ambas distancias rebasan con creces nuestra concepción práctica de infinitud. La única manera de intentar concebir las verdaderas dimensiones del Universo es mediante el empleo de escalas. Si la Tierra fuera del tamaño de una bola de billar, nuestros océanos se reducirían a una capa de vaho empañando su superficie. La Luna aparecería como una canica a 3 metros de distancia. Si comprimimos todo el Sistema Solar de forma que el Sol fuera del tamaño de un balón de baloncesto, el planeta más cercano (Mercurio) estaría a unos 14 metros de distancia. Para encontrar a la Tierra hay que caminar 30 metros más. A esa escala, sería una bolita de menos de medio centímetro de diámetro. Transformemos ahora un millón de kilómetros en un solo milímetro. El Sol sería una diminuta esfera apenas visible, y Plutón, el planeta más distante, habría que buscarlo con un microscopio a 6 metros. La estrella más próxima estaría a unos 40 km. Nuestra galaxia apenas cabría en 300.000 km, casi la distancia que nos separa de la Luna a escala real. A partir de aquí las distancias, aún a esta escala, vuelven a ser de categoría “astronómica”. Nuestro planeta, como decía Carl Sagan, es un punto azul pálido flotando en la inmensidad del Cosmos.